Champú, como los chorros del oro